Turismo en la capital de Cuba

La Habana es una ciudad en la que coexisten los supuestos y especulaciones, y las contradicciones le dan un aire encantador al gentilicio. En realidad, el turismo en la capital de Cuba es una experiencia muy estimulante para todos los sentidos, pero sobre todo, para el espíritu.

Turismo en la capital de Cuba: Su gastronomía

La gastronomía en la Habana, y en todo el país en general, se caracteriza por estar llena de sabor, color y textura. Los platos típicos de Cuba guardan cierta semejanza con los de otros países de centro y Sudamérica.

Moros y cristianos

El peculiar nombre de este platillo cubano se remonta a la época de la colonización. Se trata de una preparación que combina el arroz y los frijoles negros. Normalmente, se sirve con un sofrito de verduras o una salsa picante.

Tasajo a la cubana

La carne en este platillo no proviene de la res, podría llegar a pensar, en realidad, es carne de caballo. Para llegar a tu plato es necesario un meticuloso proceso de secado bajo el sol, una vez lista se cocina y se sirve con ensalada de aguacate y plátano frito.

Mariquitas o chicharrines

Son uno de los snacks más deliciosos de Cuba, aunque es bastante sencillo. Las mariquitas chicharrines son plátano cortado en láminas muy finas, luego se sofríe y se sirve con un poco de sal.

Conoce La Habana: Calles y gentilicio pintoresco

Uno de los aspectos más bonitos del turismo de la capital de Cuba, es la alegría que caracteriza a su gente. Observar a los niños jugando béisbol en la calle, escuchar a los trovadores ambulantes y ver a los jóvenes sonriendo amablemente, llena de calidad es el corazón.

En la Habana se aprecia mucho las artes, por lo tanto, el Gran Teatro casi siempre está ocupado con alguna función. Y a lo largo de todo el año se celebran festivales de ballet y de música jazz.

Será necesario por lo menos una semana para visitar el Museo de Artes Decorativas y el Museo Nacional de Bellas Artes. Estos son los hogares de obras nacionales e internacionales y tienen un valor cultural e increíble.

No puedes olvidarte de visitar el museo de la revolución, en el que las exhibiciones cuentan el pasado colonial de La Habana vieja. Actualmente, este museo es patrimonio de la humanidad, declarado por la UNESCO hace varios años.

Por las noches, la Habana es tan espléndida como bajo la luz del sol. En los restaurantes, plazas y bares se dan recitales improvisados, concursos y reuniones llenas de frenesí y alegría.

¿Qué hacer en La Habana?: Permite que sus calles te hablen

Las calles de La Habana resaltan en toda la ciudad debido a sus casas y edificios de colores vibrantes. Sobre todo, en la carretera del Malecón tendrás oportunidad de observar esta peculiar arquitectura en todo su esplendor.

Sin lugar a dudas, el turismo en la capital de Cuba llenará tu espíritu con la alegría, historia y calidez de su gente. Se trata de uno de los países más interesantes de Centroamérica, por lo tanto, merece un importante lugar en tu lista de destinos por conocer.